Ir al contenido

Comunicado de ONGs sobre la situación del DTC de la SEDRONAR en Corrientes

¡Compartilo!

Organizaciones sociales manifiestan su preocupación por el accionar policial en las inmediaciones del Dispositivo Territorial Comunitario de la SEDRONAR

Las organizaciones abajo firmantes, hacemos un llamado a la Comunidad, a los periodistas e instituciones de la Ciudad de Corrientes, tendientes a visibilizar y cuestionar las diferentes acciones que el Personal de la comisaria Nro 15, lleva adelante en contra de los/as adolescentes que concurren al centro DTC (Dispositivo Territorial Comunitario de la SEDRONAR).

En reiteradas oportunidades, personal policial de la Comisaria 15 ha demorado, requisado elementos personales y pedido explicaciones a los/as adolescentes que salen del DTC o ingresan a él, sin ningún tipo de motivos aparentes y por la sola circunstancia de que concurren a un centro donde abordan y tratan consumos problemáticos.

Los y las profesionales del DTC han debido intervenir en varias oportunidades ante demoras y requisas arbitrarias manifiestamente violentas, que han padecido los/as jóvenes. Ante el pedido de explicaciones a los/as funcionario/as policiales, refirieron que los/as adolescentes tienen “apariencia” de sospechosos/as, lo que justifica ese accionar. Estas situaciones fueron motivo de reclamos formales a diferentes funcionarios/as de gobierno, sin respuestas hasta la fecha.

Respecto de estas acciones, es preciso sensibilizar respecto de la tarea y el rol que le cabe a la sociedad y las instituciones, especialmente la policía, en el abordaje de los/as adolescentes que recurren a un dispositivo como el DTC, por una problemática de salud.

La legislación vigente compuesta por la Ley de Salud Mental 26.657 y la Ley de Abordaje de Consumos Problemáticos 26.934, mediando una perspectiva de derechos humanos, ha impuesto un modelo de salud social, a partir del cual la prevención de las problemáticas asociadas al consumo es abordada como reconstrucción del lazo social, restitución de derechos y fortalecimiento de proyectos de vida desde abordajes comunitarios.

La comunidad es, de este modo, sujeto (y no objeto) de prevención, entendida como el conjunto de esfuerzos que una comunidad pone en marcha para reducir de forma razonable la probabilidad de que en su seno aparezcan problemas relacionados con los consumos de drogas ilegales o las legales como alcohol, tabaco, psicofármacos, entre otros.

A su vez el periodismo, los y las profesionales que trabajan en comunicación, pueden contribuir sustancialmente a la calidad del debate sobre la promoción y protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes, posibilitar la inclusión del enfoque de derechos en las discusiones y tratamientos de temas que los afectan, generando herramientas que permitan a la sociedad comprender sus compromisos y responsabilidades.

Por ello, apoyar y fortalecer a los dispositivos como el DTC, que son espacios que desarrollan propuestas formativas, tanto culturales, deportivas, artísticas y recreativas que apuntan a la promoción social y al reconocimiento de las personas que consumen como sujetos de derechos, es fundamental para la atención de la salud integral de los/as adolescentes.

Quienes concurren allí encuentran un tiempo de escucha respecto de sus dificultades individuales y la posibilidad de una devolución interdisciplinaria sobre su conflictividad. No solo se trata de un lugar físico que los recibe, sino también de un lugar simbólico en el que son alojados/as y escuchados/as en su singularidad.

Toda esta actividad es absolutamente gratuita y los talleres son abiertos a la comunidad en general, por ello resulta imprescindible que sea comprendida por la sociedad y las instituciones públicas y privadas del entorno.

La posibilidad de ser demorados/as, requisados/as, detenidos/as y violentados/as por las fuerzas de seguridad, funciona como un elemento condicionante y disuasorio para las personas que precisan de asistencia en lugares como el DTC, vulnerando el acceso a la salud de jóvenes que no tienen a dónde acudir en búsqueda de ayuda.

Especialmente es un llamado a que las fuerzas policiales abandonen practicas punitivas de persecución, indagación y estigma sobre los/as adolescentes que concurren al centro, cambiando la mirada y el posicionamiento ideológico que responde a paradigmas de otras épocas y contextos normativos, hoy incompatibles con el Estado de derecho.

 

Organizaciones que adhieren

Colegio de Trabajadorxs Sociales de la Provincia de Corrientes

Dispositivo Territorial Comunitario Fontana (Chaco)

Fundación COMUNIDAD

Observatorio de Conflictos Sociales del Nordeste Argentino (CES-UNNE)

Red de DDHH de Corrientes

Red por los derechos de la niñez, adolescencias y juventudes de Corrientes (REDNNAJ)

RESET – Políticas de Drogas y Derechos Humanos

¡Compartilo!

1 pensamiento en “Comunicado de ONGs sobre la situación del DTC de la SEDRONAR en Corrientes”

  1. Sonia Alejandra Escobar

    Esto demuestra la falta de profesionales en esa institución policíaca para contemplar esta problemática específica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *