Entrevista a Valeria Salech

¡Compartilo!

Entrevista a Valeria Salech

Presentamos una entrevista a Valeria Salech, presidenta de Mamá Cultiva Argentina. 

1- ¿Cómo ven desde “Mamá Cultiva” las posiciones y declaraciones de diferentes actores de la política argentina en favor de regular el cannabis para uso terapéutico y uso adulto?
Después de tantos años de criminalización y estigmatización, nos sentimos muy optimistas al ver que hay una gestión de gobierno que no esconde el tema bajo la alfombra; para empezar, una gestión que se hace cargo y habla públicamente y que, además, muestra en sus declaraciones voluntad de abrir el juego a lo que la sociedad civil –a través de organizaciones como Mamá Cultiva Argentina y tantas otras que vienen luchando por la libertad de la planta– ha logrado hasta ahora en cuanto a aceptación y difusión del uso del cannabis.

2- ¿La sociedad está más interiorizada y concientizada que respecto al 2016 para un debate sobre la regulación? ¿Se mantienen muchos mitos?
Posiblemente, el único logro real de la ley 27350 que se sancionó en 2017 fue dar visibilidad a la problemática. Cabe aclarar que esa visibilidad –que disparó la ley– la sostuvimos y la llevamos adelante las organizaciones, a gran costo y a gran riesgo. Fuimos las organizaciones las que nos pusimos al hombro la tarea de formar e informar responsablemente a la sociedad, derribando mitos y enseñando a cultivar y obtener productos de calidad; eso es lo más importante en este proceso de autonomía y autodeterminación.
El colectivo ‘la sociedad’ es muy amplio y no podemos generalizar. Sí podemos decir que esta irrupción de las terapias con cannabis y la necesidad de una ley que nos proteja y cuide se da en un movimiento que es de abajo hacia arriba: es el pueblo el que se plantó y ante la efectividad que encontraron en el cannabis (y, más aún, en el autocultivo), empezaron a correr la voz y tejer redes en comunidad. Esto es especialmente cierto entre les adultes mayores, que rápidamente están dejando de lado sus prejuicios en favor de los beneficios de la marihuana para la salud.

3- ¿Cómo ven la situación de las personas que cultivan cannabis en los últimos años?
Hasta que no haya una ley que descriminalice el cultivo, seguimos en riesgo. Aún así, las personas se animan más a hablar, a contar que cultivan y a compartir esos cultivos solidariamente con quienes lo necesitan. Todavía falta mucho pero, de a poco, se va perdiendo el miedo y aparece la desobediencia ciudadana ante leyes que evidentemente quedaron obsoletas frente a la necesidad y la urgencia del dolor y la posibilidad de acceder a una mejor calidad de vida.

4- ¿Qué consideran que no debe faltar en la futura reglamentación de la Ley 27.350?
La ampliación de las patologías o las sintomatologías que alcanza el cannabis; la contemplación del autocultivo no sólo como una herramienta válida de acceso a la terapia con marihuana, sino también como el gran regulador de un mercado que tiene mucho potencial y que no puede bajo ningún punto de vista ser regido por las grandes corporaciones farmacéuticas; la facilitación rápida de los proyectos y las ordenanzas municipales que durante estos años estuvieron presionando para iniciar cultivos locales; la formación y capacitación de la población y, especialmente, de los equipos de salud que serán quienes acompañen a las personas que elijan esta terapia, siempre respetando la autonomía y la autodeterminación; y la formación y capacitación de las fuerzas de seguridad, de fiscales y de jueces en la temática, para garantizar el acceso al derecho a la salud.

5- ¿Cómo ven las ordenanzas en municipios de todo el país sobre la temática, algunas incluso contemplando el autocultivo? ¿Tuvieron intervención en alguna?
En muchos municipios participamos en estos años de charlas y talleres, como parte de nuestras actividades. Lo vemos como algo muy positivo; ojalá en breve puedan dejar de ser intenciones en papel para convertirse en aplicación efectiva, porque creemos que los municipios necesitan empoderarse en estas acciones, son el nivel –en cuanto a alcance y llegada– que más cerca está de la población.

6- ¿La lucha por la despenalización, legalización y regulación del cannabis debe ser acompañada por todos los actores intervinientes, independientemente del uso que se le dé a la planta?
Por supuesto. Si bien venimos haciendo un excelente trabajo, desde las organizaciones nos falta articular un poco más. Creo que se debe a que muchas veces la demanda del día a día no deja el tiempo que nos gustaría tener para generar espacios de encuentro en los que podamos debatir y reflexionar nuestro rol en este cambio de paradigma; cambio que no es sólo de salud, es científico, es social, es económico.

¡Compartilo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *